Dulce de membrillo

Esta receta de dulce de membrillo se hace con membrillos “hembra”, que son más grandes y carnosos que los “machos”, los que se usan para perfumar armarios de ropa. Para hacer dulce de membrillo, primero se limpian con un paño para quitar la pelusa de la piel. Se parten en cuartos, se retira el corazón con un cuchillo y se van poniendo los trozos en un puchero de agua fría, para que no se estropeen mucho mientras se cortan el resto.  Ponemos a cocer el puchero, a fuego vivo, para que la fruta no pierda el color natural. Para saber si está bien cocida, apretaremos los membrillos con el dedo y si se hunde en la carne de la fruta sin resistencia, está lista. Cuidado de no quemaros. Sacaremos los trozos con una espumadera y los colocaremos sobre un paño para que se vayan enfriando, pero con cuidado de que no se enfríen demasiado. Los rallaremos o los pasaremos por una picadora hasta hacer una pasta homogénea. Entonces los pesaremos y prepararemos una cantidad de azúcar equivalente al peso de los membrillos cocidos. Calentar el azúcar hasta conseguir una textura “de punto de hebra”, casi líquida. Una vez en punto el azúcar, se saca del fuego y con un cucharón le daremos vueltas hasta que pierda transparencia, pero vigilando que no se forme pasta. Mezclaremos entonces el azúcar con la pasta de membrillo y lo pondremos a cocer de nuevo, pero a fuego lento, removiendo con un cucharón. Procuraremos no dejar hervir la pasta. La retiraremos del fuego pasados cuatro o cinco minutos, pero seguiremos dándole vueltas hasta que se enfríe y tome consistencia. Cuando el dulce de membrillo esté más o menos a la temperatura de la mano, se pone en los moldes, que previamente habremos untado de manteca o mantequilla para que se suelte cuando separemos el dulce del molde.

[wysija_form id=”2″]

2 comentarios sobre “Dulce de membrillo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *