Entrevista: Montse Hernández-Taller de Conservas

#1. Montse, ¿cuándo empezaste a interesarte por el mundo de las conservas caseras?



Hace años, cuando conocí al que hoy es mi marido (de procedencia vasca), comprobé la maravilla que él tenía en su despensa. Yo soy técnico de farmacia y también me vi afectada por la crisis, me quedé en paro y, al estar tanto tiempo en casa, me dedicaba a hacer conservas y disfrutaba viendo cómo seguía aumentando nuestra despensa, además de comprobar lo sano y económico que estábamos comiendo.

#2. Explícanos qué es esto del Taller de Conservas.

La familia y los amigos que nos visitaban estaban entusiasmados con nuestra despensa y nos pedían que les enseñáramos a hacer conservas. Viendo los resultados que todos ellos iban consiguiendo, me planteé por qué no enseñar a hacerlo de una forma más extendida. Ahí empecé una investigación más profunda en relación a la conservación de alimentos, capacitándome para poder impartir estos conocimientos y nació Taller de Conservas.

#3. Actualmente, ¿cuáles son los proyectos en los que estás trabajando?

Actualmente me dedico a la enseñanza de esta cultura gastronómica, un poco olvidada en el tiempo pero que vuelve a retomar sus valores. Imparto talleres de unas 5 a 6 horas de duración donde los participantes aprenden a hacer conservas de carne, pescado, frutas, verduras y hortalizas en sus diferente formas: salmueras, almíbares, mermeladas, encurtidos, comidas ya preparadas, en aceite, etc., todo con componentes naturales, no se utilizan productos químicos.

Además de los talleres, doy conferencias que tienen como base las características y ventajas de los conservantes naturales en la alimentación frente a los aditivos químicos y sintéticos.

También estoy escribiendo un libro que comprende todo lo relacionado con el mundo de las conservas: técnicas para la conservación de alimentos, conservantes naturales, aditivos químicos y sintéticos que la industria alimentaria utiliza y su repercusión en nuestra salud, recetas de nuestras creaciones, etc.

#4. ¿Está de moda hacer conservas?

Desde mi punto de vista, dado los tiempos de crisis que corren, ya no es sólo una moda el hacer conservas, sino una necesidad. Debemos aprovechar los productos de temporada que es cuando mejor están en calidad y en precio. Hay países y zonas en España donde la tradición no ha desaparecido del todo, pero la gran mayoría desconoce estas técnicas centenarias.

#5. ¿Qué le aconsejarías a alguien que quiere empezar a hacer conservas caseras?

Que se forme haciendo un curso de conservas, olvidándose de libros, aunque los hay buenos, siendo estos los menos, y olvidándose así mismo de internet, puesto que las discrepancias entre los propios libros y lo visualizado en internet son abrumadoras y llamadas a serios y graves errores.

#6. ¿Y por qué le aconsejarías a alguien empezar a hacer conservas caseras?

Por salud, evitando de esta forma los aditivos químicos. Por ahorro en la economía familiar. Por la autoestima generada al ver crecer tu despensa. Por recuperar una cultura alimentaria que la industria nos ha arrebatado.

#7. ¿Cuáles son las principales ideas erróneas que has detectado entre los asistentes a tus cursos de elaboración de conservas?

La falta de esterilización por desconocimiento del método, las formas erróneas de realizar la apertización o baño maría para proceder al vacío de los envases, debido entre otras cosas a informaciones equivocadas obtenidas de lo comentado anteriormente. Estos procesos suponen la base principal de una correcta elaboración de las conservas. Aparte de un sin fin de detalles que llevan a un mal resultado en la finalización de los procesos.

8#. ¿Tienes debilidad por algún tipo de conserva (mermeladas, encurtidos, conservas al natural…)?

Tengo debilidad absolutamente por todas, me encantan. Como quizás lo más socorrido sea la salsa de tomate y el bonito en aceite, elijo estas dos por el gran consumo que tenemos en todos los hogares. Pero mis caprichos me los concedo con las mermeladas y almíbares, donde dejo correr mi imaginación, creando nuevas sinfonías de sabores y aromas, como por ejemplo haciendo unos dátiles rellenos de almendra en almíbar o mi deliciosa mermelada de fresas con chocolate.

9#. ¿Compartes con nosotros alguno de tus trucos?

Aquí no hay trucos, son procesos fielmente estudiados. El único truco posible y que quiero compartir es dar rienda suelta a la creatividad.

10#. ¿Qué planes tienes para el futuro de Taller de Conservas?

En estos momentos estamos colaborando con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en su departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina, cuyo Catedrático el Dr. D. Lluis Serra Majem es el Presidente de la ONG Nutrición Sin Fronteras, con la cual se prevé que en breve vayamos a Gambia (África) a impartir nuestros conocimientos de una forma altruista.

Estamos realizando talleres gratuitos por toda la comunidad Canaria enseñando a hacer la conserva de salsa de tomate o tomate frito, dado que en las islas hay auténticos excedentes de este fruto y muchas toneladas se van a la basura anualmente.

También está en nuestro calendario el dar el salto a la Península por las numerosas peticiones que día a día estamos recibiendo.

Despensa Taller de ConservasIr a la web de Taller de Conservas
Ir a la página de Facebook de Taller de Conservas
Ver a Montse Hernández en acción (Vídeo)

Pimientos asados

Los pimientos asados rojos son una delica que se puede envasar durante el verano para disfrutar todo el año.

Para embotar pimientos rojos necesitaremos varios dientes de ajo y aceite de oliva, siempre es mejor que sea virgen extra. Es mejor conservarlos en tarros de cristal, haciendo el vacío como hemos enseñado en este artículo. Es preciso hervir los botes y las tapas para esterilizarlos .

Los pimientos
Lo ideas para hacer conservas caseras de pimientos es asarlos en una parrilla a fuego lento, con leña de haya, si se puede elegir. Si no se dispone de un asador, el horno será igualmente útil.  Hay que asarlos hasta que estén con la piel casi negra. Entonces se retiran y se dejan reposar 10 minutos. Si los tapamos con un trapo, la piel “sudará” un poco y se pondrán más blandos y sabrosos. A continuación, separar la piel y las pepitas con mucho cuidado, pues es fácil que se rompan. Podemos conservarlos enteros o a tiras, según el uso que les vayamos a dar después.

La conserva

A la hora de introducirlos en los tarros de cristal, hay que empujarlos un poco para que no queden burbujas de aire entre los pimientos.  Cubriremos los pimientos con el jugo que han dejado en su cocción, añadiendo ajo y aceite de oliva virgen. Dejaremos un centímetro sin llenar. Calentaremos las tapas para que dilaten bien y podamos cerrar los botes haciendo el vacío. A continuación, los coceremos al baño maría durante 10 minutos. No prolongar demasiado la cocción porque los mimientos quedarían demasiado blandos.

Una vez pasado este tiempo, tendremos que sacar los botes y colocarlos boca abajo para que enfríen. Almacenar después en un lugar que no tenga luz ni demasiada humedad. Acordaros de etiquetarlos con la fecha de envasado.  No se recomienda su consumo pasado un año desde la fechade envase.