mermelada casera kiwi

Receta de mermelada casera de kiwi

Los kiwis nos tientan en las fruterías en cualquier época del año. Están siempre ahí, con esa textura externa un poco hosca y la agradable sorpresa de su intenso color verde en cuanto los partimos. Yo procuro comprar la fruta y la verdura de producción nacional, por solidaridad con los agricultores que se esfuerzan en nuestro país. Hace unos días me topé con una marca de Asturias (primera noticia de que se cultivaran kiwis allí) y me dio el antojo. Como ya me queda poco para seguir achacando estos impulsos al embarazo (15 días!), me decidí a comprar unos exóticos kiwis asturianos para hacer una deliciosa mermelada casera de kiwi.

Estaban bien duros, pero los antojos de embarazada tienen eso, que no los puedes (ni quieres) evitar. Así que le pregunté a la frutera qué método me recomendaba para acelerar la maduración de los kiwis. Me dijo que probara de dos maneras: envolviendo los kiwis en periódico de forma individual. O poniéndolos cerrados en una bolsa de plástico junto con una manzana Golden. Esta desprende gas etileno que acelera la maduración del resto de frutas.
Hice la prueba y el resultado ha sido que los kiwis del papel de periódicomaduraron con más rapidez. No obstante, en cualquiera de los dos casos,  5 días de espera bastaron para que estuvieran en su punto de maduración óptimo para hacer mermelada: ni mucho ni poco. Así que manos a la labor.

#1. Ingredientes para la mermelada casera de kiwi

  • 1 kilo de kiwis
  • azúcar: 1 kilo si los kiwis están ácidos, 750 gr si están en su punto (con un punto de acidez pero no excesivo), 500 gr si están dulces
  • 1 vaso de agua

#2. Cómo hacer mermelada casera de kiwi

  • Pelar los kiwis y triturar sin exceso, para evitar que quedan hechos papilla. No hay que quitar pepitas (menuda faena), sólo descartar alguna parte dura en un extremo de la fruta.
  • Mezclar en una olla la fruta triturada y el azúcar. Añadir el vaso de agua.
  • Cuando la mezcla empiece a hervir, empezar a remover sin prisa pero sin pausa hasta que la textura sea de mermelada (unos 20 o 30 minutos).
    Si tienes dudas sobre el punto de solidez, aplica la prueba de la cucharada en el plato que te explicaba en la receta de Mermelada casera de naranja.
  • Poner la mermelada en botes de cristal llenando hasta el borde. Cerrar bien y poner boca abajo. Esto evitará que con el tiempo se pueda formar moho en la tapa por el vapor de la condensación.
  • Esterilizar al baño María durante 15 minutos.
  • Etiquetar (no olvides poner la fecha de elaboración) y guardar en un lugar fresco y seco.

He seleccionado como base de esta receta la que dan las monjas Jerónimas del monasterio de Santa Paula de Sevilla, que de hacer mermeladas saben un rato largo. El resultado desde luego ha hecho honor a mi antojo y tengo que decir, hermanas, que me ha sabido a gloria. Animaos y disfrutad de esta receta de mermelada casera de kiwi. Y compartidla si os ha parecido interesante.

[wysija_form id=”2″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *