La mermelada casera de fresa de Mariví Francés

Me llamo Mariví Francés y soy navarra, de Peralta. Vivo en Funes, como Marisol, y tengo la suerte de tener un huerto en casa.  Para su cultivo, intentamos utilizar el mínimo de tratamientos y reaprovechamos el agua de casa para regar. Creo que la tierra nos da sus dones si la tratamos como merece. Ahora, en mayo, los dones se llaman fresas. Vienen en abundancia y son un prodigio de sabor. En mi huerto cultivo una variedad tradicional con más de 50 años de antigüedad, libre de manipulaciones genéticas. Son fresas de sabor ácido, exquisitas y que tienen que consumirse el mismo día en el que se recolectan. Con ellas hago mi mermelada casera de fresa y esta es mi receta.

#1. Ingredientes para la mermelada casera de fresa

  • 1 kilo fresas en su punto óptimo de maduración
  • 250 gr de azúcar (200 gr si las fresas están muy maduras)

#2. Cómo hago mi mermelada casera de fresa

  • Preparo los frascos de cristal y tapaderas que voy a utilizar poniéndolos en una olla, cubriéndolos con agua e hirviéndolos al menos durante 10 minutos. Me gusta utilizar frascos pequeños porque de esta manera puedo hervir poco la fruta para conservar al máximo su sabor sin que se estropee la mermelada una vez abierta.
  • Corto las fresas en trocitos y las pongo a macerar durante una noche junto con el azúcar. A la mañana siguiente se ha formado un caldito de un rosa intenso que será una de las claves del éxito de mi mermelada de fresa.
  • Cocino en una olla la mezcla de fresas y azúcar, con fuego intenso y sin dejar de mover. Elimino la espuma que se forma: si no lo haces la mermelada no tendrá buen color, puede tirar a pardo. Cuando se ha evaporado el caldito de la maceración, las fresas ya están en su punto. No hay que dejarlas más tiempo porque se pasaría la mermelada, se hacen en un momento.
  • Las fresas que yo utilizo son muy blandas y no necesito triturarlas, pero si tú usas fresas más duras se tienen que triturar. Puedes optar por hacerlo mucho o poco. Hay personas a las que les gusta encontrarse trocitos en su mermelada, a otras les gustan las texturas más finas… lo que prefieras.
  • Pongo la mermelada en los frascos. Los lleno hasta los bordes porque la mermelada se reduce una vez se enfría.
  • Pongo los frascos al baño maría durante 20 minutos.
  • Y ya está, sólo queda etiquetar los frascos, esperar a que se enfríe y empezar a disfrutar de esta maravilla de mermelada casera de fresa.

#3. Una manera de degustar la mermelada de fresa es…

En tostadas, poniendo encima de la mermelada de fresa un poquito de cacao puro en polvo. La combinación es estupenda. Probadlo y ya me lo diréis :) .

[wysija_form id=”2″]

El secreto para una mermelada espesa

Si te gusta hacer mermelada y alguna vez no has podido conseguir que espesara, este es sin duda tu post. Si te has preguntado por qué tu mermelada de ciruela te sale con el punto correcto de espesor y, sin embargo, por qué no hay manera de tener el mismo resultado con tu mermelada de mora, fresa o melocotón, te interesa seguir leyendo. El secreto está en la pectina.  ¿Preparados para conocerla?

#1. Qué es la pectina


La pectina es una sustancia contenida en la fruta. Cuando hacemos mermelada, la pectina reacciona con el azúcar haciendo que la mezcla solidifique. Sin embargo, no todas las frutas contienen la misma cantidad de pectina, de ahí que algunas mermeladas solidifiquen sin problemas y a otras les cueste más.

#2. Qué contenido de pectina contienen las frutas de tus mermeladas

Alto Medio Bajo
Ciruela Albaricoque Piña
Grosella Arándanos Melón
Lima Frambuesa Nectarina
Limón Moras Melocotón
Naranja Manzana Uva
Manzana (reinetas y silvestres) Fresas Plátano
Membrillo Cerezas
Higo
Níspero

 #3. La acidez también es importante

Sí, porque la acidez facilita la extracción de la pectina. El contenido de pectina que puedes ver en el cuadro del apartado anterior es determinante para lograr una mermelada espesa, pero también es importante la acidez de la fruta. Dentro de los valores indicados, cuanto más ácida esté la fruta, mayor será la capacidad de ésta para espesar. Y, al contrario, cuando la fruta es muy dulce y no tiene acidez es más difícil que espese la mermelada.

#4. Cómo conseguir una mermelada espesa

Puedes optar por diferentes métodos. El más tradicional consiste en añadir zumo de limón o trozos de otra fruta con contenido alto de pectina (como el membrillo). Esto tendremos que hacerlo sin pasarnos para no alterar el sabor de nuestra mermelada.  Si nos decidimos por el zumo de limón, la cantidad adecuada es 2 cucharadas soperas por kilo de fruta. Otra alternativa es añadir una cáscara de limón durante la cocción de la fruta y retirarla antes de triturar.

Tradicionalmente, una forma de conseguir mermelada más espesa ha sido aumentar el tiempo de cocción, pero en conservascaseras.com no te lo recomendamos, porque se reduce el sabor de la fruta. Al final la mermelada sabe más a azúcar que a otra cosa.

Otra opción sería utilizar algún espesante natural como el agar-agar, a base de algas marinas, en una proporción de 6 a 8 gr por cada kilo de mermelada (cantidad de fruta + azúcar). El agar-agar se añade cuando la fruta está hirviendo. En España puedes comprarlo en herbolarios y en tiendas de productos asiáticos. Pero también lo puedes comprar online.

Finalmente, puedes animarte a preparar tu propio extracto de pectina, veamos cómo.

#5. Cómo preparar extracto de pectina

Necesitarás 4 kilos de fruta verde. Las manzanas o los membrillos son ideales. Lavas la fruta y la cortas a trozos grandes, sin pelarla ni quitarle el corazón. La cueces a fuego lento con la tapa, hasta que esté blanda y, a continuación, la extraes y la pones sobre una tela o tamiz y la dejas escurrir toda la noche. El líquido obtenido lo pones al fuego y lo reduces un tercio. Una vez enfriado, lo congelas en porciones de 2 decilitros. Por cada 1,5 kilos de fruta, utilizarás 2 decilitros de extracto de pectina durante la cocción de la fruta.

#6. ¿Prefieres comprar la pectina?

Si lo prefieres, puedes comprar la pectina ya preparada. Pregunta en tu farmacia o herbolario habitual. O cómprala online.

Esperamos que esta información te sea de utilidad y que consigas que tus mermeladas caseras tengan un  grado óptimo de espesor. Ah, y si te ha gustado este post, no seas egoísta y compártelo. ¡Gracias!

Fuentes

•    Fernando Marin, Cómo hacer conservas en casa
•    Wikipedia, Mermelada

 [wysija_form id=”2″]